Perfil profesional


El perfil profesional del antropólogo o antropóloga de la Universidad Alberto Hurtado se define a partir de un conjunto de competencias genéricas y específicas desarrolladas a los largo de la carrera, las que en su conjunto formarán un profesional capaz de aplicar conocimientos teóricos y prácticos al análisis cultural de problemas sociales propios de la realidad nacional y latinoamericana, ejercitando de manera permanente un pensamiento crítico y atento a los dilemas éticos involucrados en la práctica de la profesión.

Mediador o mediadora Intercultural

  • Antropólogo o antropóloga que participa en intervenciones sociales y vela por la pertinencia socio-cultural del diseño, ejecución y evaluación de dichos programas en el ámbito público o privado. Aporta con estrategias de traducibilidad cultural en espacios sociales con intereses y lógicas diversas (comunitario, institucional, organizacional). Incorpora a su vez, criterios de responsabilidad social y compromiso ético en la acción mediadora. En sociedades complejas y globalizadas la intermediación social sobre grupos portadores de códigos culturales diversos, demanda estrategias pertinentes a sus prácticas y significaciones. Pero a la vez demanda competencias que les permitan interactuar entre culturas diversas y temporal y espacialmente complejas en sus relaciones. La traductibilidad cultural permite mediar dichos intercambios así como hacer frente de manera comprensiva y crítica al conflicto social. Las políticas públicas así como la presencia activa de movimientos sociales en la región, son actores claves en el desarrollo de sociedades más inclusivas, sustentables y democráticas. La presencia de antropólogos o antropólogas en la implementación de políticas y programas sociales así como en la asesoría de movimientos sociales es una tendencia creciente en la región latinoamericana, abriendo un amplio campo de investigación y acción para la antropología.

Etnógrafo o etnógrafa

  • Profesional que participa en la investigación e intermediación social desde una perspectiva interdisciplinaria, aportando en el diseño y aplicación de estrategias metodológicas cualitativas y etnográficas, para el levantamiento y análisis de información sociocultural. Respecto de otras disciplinas de las ciencias sociales, la antropología destaca por un amplio y profundo manejo del método cualitativo y el trabajo de terreno de largo aliento. El enfoque metodológico de la antropología y su instrumental resulta especialmente pertinente para las investigaciones e intervenciones en sociedades complejas. La capacidad de adaptar el aparataje técnico cualitativo a distintos fines y propósitos, constituye un campo de especialización para los profesionales formados en antropología.

Investigador o investigadora socio-cultural

  • Antropólogo o antropóloga que desarrolla investigaciones básicas y aplicadas, con metodologías pertinentes, a problemas específicos de la complejidad cultural nacional y latinoamericana, atendiendo a las implicancias éticas que presenta la producción, circulación y aplicación del conocimiento. La creciente complejidad social requiere de investigación para la comprensión y producción de conocimiento y/o la acción concreta, oportuna y efectiva. La interpretación de las prácticas, los significados y sentidos que le otorgan los sujetos y grupos sociales a sus experiencias, y su interrelación con las condicionantes estructurales, son un aporte central de la antropología en el contexto de la producción científica nacional y latinoamericana. Un investigador capaz de aportar desde su saber orientaciones a los diseños de políticas del sector público y privado, incorporando además un sentido de responsabilidad social y compromiso ético.

Docente Antropólogo o Antropóloga

  • Docente Antropólogo o Antropóloga que ejerce docencia en antropología y metodologías cualitativas, para facilitar procesos de reflexión y aprendizaje desde una perspectiva sociocultural. Contribuye a fortalecer una mirada que vincula lo nacional al contexto latinoamericano, y una formación transversal en principios éticos. La sociedad del conocimiento requiere que los técnicos y profesionales de las más diversas disciplinas adquieran destrezas que les permitan intervenir de manera pertinente en contextos multiculturales; así también profesionales capaces de poner en diálogo los contextos locales y globales. Ello explica que la demanda por el conocimiento de los enfoques antropológicos o del análisis cultural de las sociedades, adquiera progresivamente mayor presencia en los diseños curriculares de diversas carreras.